jump to navigation

M-006 25.12.16

Posted by Migsar in Ideas, Uncategorized, Vida.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

Lo que más me molesta no es el error sino la falta de interés por corregirlo, la filosofía de así soy y qué.

Les cuento la historia de un viaje corto, no mencionaré lugares, para no despertar enojos innecesarios pero no hacen falta, es general. Salgo de mi casa, en la central de autobuses los choferes, que no son malas personas en general, ni tienen una preparación inferior a la media (tampoco superior) tienen a la gente en los andenes esperando, no porque vayan a limpiar el camión, ni por que esté bajando la gente, es una cuestión de reafirmar el poder sobre su “territorio”, dejan subir hasta la hora indicando que ellos tienen control sobre algo, lo jodido del caso es que, igual que el resto de la gente, en su pequeño espacio se quieren sentir importantes, pero se enojan cuando otros hacen lo mismo y critican el mal servicio de las cosas, habría que empezar por uno mismo, ¿no?  Ya en el camión, unos chicos oyendo una grabación de unos bufones callejeros en el celular, chistes sobre intolerancia, cuestiones de género y clasismo y la cereza del pastel, el discurso final de que es arte y cultura, que todo está perdido pero está bien y hay que estar feliz y que es una forma de no robar; todo el discurso apoya la mediocridad, las cosas que a uno no le gustan deberían cambiarse, no resignarse y explotarlas estúpidamente para ir librándola, además de que creo que nunca son aceptables los chistes sobre intolerancia, ni siquiera entre “cuates”, hacer chistes al respecto, lo quieran aceptar o no, implica perpetuarlo, mantener vivo en el imaginario colectivo que la situación no sólo es tolerable sino entretenida. Volveré a un punto adicional en un momento.

En el avión, una chica llorando porque su esposo posiblemente no llegue al vuelo. Nota, llorar funciona para resolver las cosas aunque el resto del mundo se joda. Afortunadamente el esposo llega, no tengo nada en contra de él y me parece bien que la gente del aeropuerto le haga el paro, lo que no me parece bien es que yo haya estado en la misma situación hace poco y como no soy muy simpático ni llorón tuve que pagar un vuelo bastante caro porque la cabrona del aeropuerto no me dejó pasar, no le caí bien; la cuestión, repito, no es el hecho de joder al próximo, es que nos quejamos de impunidad y corrupción pero nuestros actos son gobernados de forma incongruente de acuerdo al humor que tengamos el día, es decir, tengo poder y pienso que puedo abusar de él porque es mío, que mi cargo me da derecho a juzgar y ejercer ese juicio contra los otros, o dicho de una forma más simple, que la igualdad es un derecho cuando yo estoy en desventaja y un premio cuando yo la otorgo. No hablaré de roles de género porque es un tema demasiado sensible, pero sí dire que me parece que muchas culturas que abogan por la igualdad siguen pensando que son características respetables, ¡y deseables! el ser caprichoso, inflantil, voluble y prepotente, ya sé, ya hablé… viene desde los griegos, recordemos la causa de un par de guerras que Hollywood disfruta adaptando al cine.

Sigamos, llego a un destino intermedio y debo de tomar otro camión, el sistema de autobuses es lo más precario y desorganizado que hay, no hay manera de apartar un autobus por internet, incluso hacerlo físicamente cuesta trabajo, pero a la gente no le importa, a los empresarios no les interesa porque saben que el dinero de una operación eficiente sería un extra, que no necesitan realmente porque el mercado ya está repartido y los clientes son cautivos, es decir, un sistema de libre mercado sin competencia ¿uhh? Interesante cierto… no es el único caso, no hay vuelos directos a muchas ciudades por la misma razón y las familias que pueden entrar a competir curiosamente comparten apellidos con las clases políticas, no hay que sacar conclusiones apresuradas, el número de apellidos en el mundo no debe de ser tan grande y podría ser casualidad, pero me gustaría que más gente se cuestionara estos detalles, desde los modelos de mercado que imperan hasta las causas que impiden la competencia y si realmente es mejor la retrograda idea de distribución ejidal y proletariado en un sentido bastante limitado defendido por la clase media y baja que ha aprendido a estar orgullosa de su pobreza y mediocridad. Aclaro, no es que la clase alta brille por su inteligencia, pero no tiene problemas tan severos y si necesita algo simplemente lo toma en lugar de resignarse, y sí, volvemos al clasismo y conformismo. El camión tendría que haber salido a las 15:20, llego pasadas las 16:00, venía desde otra ciudad y ya estaba hecho un asco, a la gente no le importa, ni siquiera lo nota, había basura en el asiento de junto y la persona que lo ocupó llegó y se sentó como si nada, ¡así ha de vivir en su casa! Lamentablemente tengo la certeza de que es cierto, la gente tira basura en las calles, en sus casas, no entiende la cuestión de la higiene, cree que se trata de una cuestión de estética, no hablo por todos, sé muy bien que hay excepciones y me considero muy afortunado de que algunos de mis amigos se encuentren entre ellas, pero para el resto, la  higiene es un lujo de ricos, una imposición burguesa a la ya larga lista de responsabilidades del proletariado. ¿Cómo además de querer que trabajen por un salario de mierda y en jornadas extra no remuneradas le piden que de diez pasos extra con su ya exigua energía para ir a tirar la bolsa de las papas o el envase del refresco hasta el bote de basura, o pensar en limpiarse la cola después de cagar, es demasiado, uno de lo que tiene ganas después de ese abuso es de no pensar, total, saldrá mierda nuevamente el día siguiente, no? Poco después de salir se detuvo, “rápidamente” por un tentempié, ¡una hora más de retraso! Pero hay que agradecer que el chofer era amable, nos invitó a bajar a comer con él y algunos le tomaron la palabra, supongo que esto es normal, es decir, si un doctor tiene que hacer una operación a corazón abierto pero los taquitos le cayeron mal y quiere interrumpir la cirugía sería diferente, pero nosotros los jodidos, los de a pie, podemos darnos esos lujos, nuestro tiempo de cualquier manera no vale.

Ahora, el punto al que prometí volver, el sonido, yo sé que la gente no quiere pensar, eso se aclaró hace apenas unas líneas, mientras más ruido haya menos oigo mis ideas, entonces el ruido es bueno; quiero reabrir bien la herida y me gustaría que arda, así que volvemos, el querer pensar y oir las ideas propias es un lujo de burgueses, aclaro, digo burgueses en lugar de ricos, porque no es una cuestión de dinero sino de estatus social, somos el pueblo. Los niños con su celular a todo volumen en el primer camión que mencioné y ahora cinco horas de películas estúpidas a todo volumen, y no sólo eso, las teles son un “premium” que se paga, aunque no exista la otra alternativa. Me convencí del retraso mental después de 15 minutos de Cásese quien pueda con Martha Higareda, la película más idiota y que promueve estereotipos y discriminación que he visto en mucho tiempo, aunque no veo muchas. Pero el problema es el mismo, al final los actores son muertos de hambre condicionados por sus circunstancias, en una sociedad capitalista, lo que rige estas circunstancias de los actores, que no son imbéciles sino extremadamente talentosos y flexibles como para encasillarse en los roles que el público demanda, aún siendo en el fondo personas inteligentes y sensibles, lo que rige es la demanda, es decir, pierdo mi fé en el mundo y en la igualdad de los seres humanos cuando veo a la primer idiota (en este caso tocó ser una mujer, pero juro que no es cuestión de género sino de estadística, 50/50) que se carcajea con la película aunque, de hecho, la película se burla justamente de gente como ella, y, por increíble que parezca, la burla es justamente que esa gente no se da cuenta de que se están burlando de ella y es muuuy auténticota. Hace poco leía que una empresa de streaming en línea que es parte de una de las televisoras más importantes del país sorprendió a todos con sus crecimiento en el último año posicionándose en segundo lugar, sólo después de una empresa internacional que puso el estándar en cuando a streaming y disponibilidad de contenido se refiere a nivel mundial, ahora lo entiendo, me da mucha tristeza entenderlo, pero todo tiene sentido. Bueno, me desvié un poco, el tema es el sonido y el derecho al pensamiento, que ya no es derecho sino privilegio, ahora, mientras escribo, oigo música banda de la celebración navideña de mis vecinos, que de hecho, es igual que la celebración de vida que hacen diariamente, todos y cada uno de los días del año, el problema no es el tipo de música, que incluso me agrada generalmente, sino que no hay elección sobre oírla o no porque esta gente tan altruista se tomó la libertad de elegir por sus vecinos lo que vale la pena escuchar, como los chicos del celular, la gente de los eventos de gobierno que por ser “cultura” cree que todos estamos deseosos de impregnarnos un poco de ella, las estaciones de metro y autobus, los dueños de la empresa de autobuses y en última instancia el chofer que elige fijar el alto volumen para el sonido general.

El hilo conductor el mismo, el intolerante soy yo, porque me molesta todo. Lo normal es exigir igualdad, respecto y tolerancia cuando se está en una situación incómoda y actuar exactamente igual que los que se critican cuando los papeles se invierten. Felices fiestas.

Anuncios

Sobre el cielo en la tierra… 01.3.14

Posted by Migsar in Vida.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Garbage – My lover’s box:

Send me an angel to love
I need to feel a little piece of heaven
Send me an angel to love
I’m afraid I’ll never get to heaven

No sé si es desidia, temor, o alguna mezcla extraña de educación, cultura y lo anterior, lo que hace que la mayoría de los seres humanos vivamos a la espera de algo que, por cierto, no llegará y que de cualquier modo estemos felices. Y esto es algo que una minoría explota crónicamente, para diferentes contextos existen diferentes minorías. Tengo un nudo en la garganta desde hace tiempo, son muchas cosas, demasiadas, y al final, se trata de permanecer, de evitar el cambio real a casi cualquier costo. ¿Por dónde empezar? Desde hace tiempo quiero irme del Distrito Federal, razones me sobran, pero la realidad es una, nací aquí y seguir aquí es lo más sencillo, irme implica empezar desde cero y bien o mal los amigos y la familia son una gran ayuda, aunque la mayor parte del tiempo la pase solo. Lo curioso es que muchos de mis amigos están en la misma situación que yo, y sospecho que muchos de los adultos que conozco y que dicen que no quieren irse, al menos en parte, es porque llevan un rato más que yo por aquí y ya se cansaron de esta postura, que al parecer es irrealizable, no quiero decir que nadie quiera estar en el D.F., yo sé que no es así, pues también tengo amigos que expresan abiertamente su simpatía por este caos, sin embargo, creo que si de voluntad se tratara esta ciudad no estaría tan poblada ni tendría tanto caos.

Hace poco entre mis varios y recurrentes periodos depresivos y suicidas caí en cuenta de algo que no había asimilado conscientemente, cuando me quiero suicidar es porque no sé por dónde empezar, quisiera empezar desde cero de nuevo, y la vida me parece demasiado monótona para ser vivida, alguna vez se los dije a unos amigos de danza, si me aseguraran que mi vida durante los próximos 30 o 40 años será como ha sido hasta ahora no dudaría un segundo en darme un tiro o saltar a las vías del tren, metro, al puente, lo que sea, no se trata de que no haya tenido momentos felices, tengo muy bonitos recuerdos con muy bonitas personas, se trata de que aún sin depresión no es una historia de vida que se justifique a mis ojos, ya sé que va en contra de la cultura en la que vivimos, pero, si les interesa saberlo, para mí las dos cosas más sobrevaluadas en el mundo son la vida y el sexo, es mejor morir con dignidad que vivir como animal, y peor aún mantener a otro ser humano como animal sólo por no tener el coraje suficiente para aceptar que estaría mejor muerto, y que, posiblemente, el que lo piensa también. No se malinterprete, no estoy en contra de nadie, ni de alguna raza o minoría, pero creo que el mantener vivo a alguien no siempre es tener respeto por su vida, o por su muerte. Volviendo al tema y dejando a un lado la parte suicida, el comenzar desde cero no es tan difícil, uno toma un camión y se larga, no es la primera vez que se hace, ni será la última, lo grave aquí es que eso se ve como locura, justamente, porque para la mayoría es más tolerable el suicidio, inmediato o a largo plazo, que el dejar todo atrás. Y es eso lo que me sorprende, por qué me es más fácil pensar en matarme que en mandar al diablo el trabajo, la familia, la escuela y todas estas tonterías e intentar hacer mi desmadre en el mundo, total, a fin de cuentas, de la tumba no pasaría.

Ahora, eso del desmadre en el mundo no es sólo una expresión, gran parte de lo que me molesta del D.F. es justo que las cosas no cambian porque a nadie le interesa cambiar nada, y siempre es un estira y afloja entre uno y los otros; la cultura que tenemos hace que la frontera entre respeto, tolerancia e interés sea demasiado tenue y, a veces, imperceptible. Hace un poco posteé sobre un problema que tuve con Volaris, estaba consciente de que no lograría que me devolvieran mi dinero ni los boletos, pero lo que quería era joder un poco a Volaris haciendo notar la mierda que son, y si lograba que una o dos personas dejaran de comprarles me daría por bien servido, no me sorprendí de que a nadie le interesara mi caso, sino de que a nadie le interesa tampoco el suyo, saben que son mierda pero lo dan por sentado y les compran, lamentablemente Volaris no es la excepción sino la regla. No existe ni empatía ni simpatía en el mundo actual porque así hemos sido educados para que sea, un amigo tratando de ayudar puso en una red social la pregunta ¿de quién es la culpa? mía por ser en exceso confiado o de Volaris, agradezco su interés pero el problema ni siquiera va por ahí, lo he repetido hasta el cansancio, pero a nadie le importa, no se trata de encontrar culpables, sino soluciones, ¿por qué?, bueno, en México todo mundo sabe que hay muchos culpables, que cambian dependiendo de a quién le preguntes y de su humor, y otras cosas fortuitas, pero los culpables no cambian que políticos, obreros, ricos, pobres, minorías o mayorías tengamos que vivir la misma porquería día trás día, mal de muchos consuelo de tontos, pero así marchan las cosas ahora, me gustó una frase que leí en un boletín de noticias hace poco, pero es triste lo cierta que es, Elwyn Brooks White decía: “La democracia es la sospecha recurrente de que más de la mitad de la gente está en lo correcto más de la mitad del tiempo”, obviamente la democracia no funciona para alguien que no es abusivo, ni para alguien educado, pues se basa en imponer una falsa idea de libertad, limitando no la posibilidad de actuar sino el deseo de hacerlo, que es algo mucho más delicado y trascendente pero mucho más sencillo de limitar; otra vez aclaro, no defiendo algún sistema en particular, ni monárquico, oligárquico, gerontocrático, ni aún anárquico, que es con el que más simpatizo pero una condición esencial que considero imposible de cumplir en un futuro cercano es la educación de la mayoría de la población. La realidad es simple y cruel, la gente no quiere educarse sino creer que ya está educada, no quiere respetar sino creer que respeta, no quiere cambiar el mundo sino creer que lo está cambiando, lamento decirles que el paso del tiempo no implica per se que cambie el mundo. Para terminar con este apartado, es cosa común creer que el estudio de la historia basta para no repetirla, pero lo que queda asentado en los libros son los grandes hechos, los detalles individuales se pierden en los anales del tiempo, así que cuando estén tan ocupados en sus marchas por lograr tantas cosas y en sus discusiones filosóficas sobre derechos humanos y civilidad piensen que, hace varios siglos, justo como ahora están ustedes se encontraban muchos individuos, tan preocupados por trascender en lo grande que se olvidaron de que cada hecho por grande que sea se forma de infinidad de detalles conectados para darle forma, no se pueden cambier las consecuencias si se repiten los actos; una cosa es detallar en papel un tratado platónico sobre la naturaleza y otra esperar que porque no nos parece justo las leyes del mundo cambien para adecuarse a nuestros deseos. En fín no hablo de individuos, hablo de democracias y poblaciones, así que si no es para ustedes la pedrada, por favor, quítense del camino y punto, pero tampoco crean que no va a nadie que conozca, todo México sabe que el problema es el gobierno y se olvida de que el gobierno a fin de cuentas se hace de personas que son parte del pueblo.

Que lo que escribo es un desmadre sin pies ni cabeza, ya lo sé, así está mi mente, lo siento, pero creo que hay coherencia detrás de cada idea aunque a veces no sea tan fácil unirlas. Dos temas más, uno sobre reconocimiento y figuras de respeto en el país y la otra totalmente personal, ésta queda al final. Para que la gente haga caso es necesario ser reconocido, el problema se da cuando el reconocimiento sólo se puede dar a través de medios y figuras reconocidas, métodos y esquemas establecidos, es naturaleza humana, pero significa que la ruptura es mucho más difícil. Ya lo había tratado antes, se trata de que la legitimación de la idea se da a través de la institución que la idea misma combate, no es sólo política, es vida en general, he leído varios artículos en donde se quejan de la academia moderna, sin embargo, para ser oídos en primer lugar tienen que ser académicos sobresalientes, está difundido que el único modo de modificar una estructura es llegar hasta arriba de la misma y cambiarla, sin embargo, el error es sobreestimar la propia capacidad, lo que comúnmente sucede es que mucho antes de que uno llegue a la cima, la estructura logra moldearlo, es decir, es improbable que alguien en esa posición decida cambiar algo, y por eso las cosas no cambian, en la academia me molesta mucho porque estoy convencido de que vivimos en un obscurantismo y que la educación es un cascarón vacío que sirve a fines políticos, pero no se da exclusivamente en la academia, al escribir se gana reconocimiento apareciendo en publicaciones importantes, y se accede a las publicaciones importantes escribiendo sobre la línea ya publicada pues el riesgo de perder lectores, como se mencionó en el primer párrafo, es mucho más aterrador que la posibilidad de ganar nuevos lectores mejor identificados con la filosofía de la publicación, con las figuras públicas, políicos y reporteros sucede lo mismo, primero uno se tiene que someter voluntariamente a un lavado de cerebro que promete como alternativa poco probable, la posibilidad futura de libertad de expresión, que al llegar se rechaza pues la costumbre es mucha.

Por último, y también relativo al cambio, me resulta odioso que en las relaciones personales suceda lo mismo que en las demás cosas, miedos y costumbres se imponen. El problema es que, como antes, no se hace lo que se quiere sino lo que se espera que se haga, así pasamos la vida esperando sin darnos cuenta que el tomar las cosas es mucho más productivo. Últimamente he pensado mucho en una amistad que perdí hace ya un rato, disfrutaba mucho estar con ella y extraño su compañía, la verdad es que he dejado de hacer muchas cosas que disfrutaba bastante pero que solo son un poco aburridas, alguna vez terminamos en la cama juntos, y a mí definitivamente no me molestaba, pero mi intención con ella no era en un plan sexual ni de relación formal, nunca supe exactamente que idea de todo esto tenía ella, quizá porque nunca lo pregunté directamente aunque sí expuse mi posición, pero en eso, estamos casi siempre a la defensiva, al final se perdió mucho, al menos para mí. Ahora me estoy enamorando y tengo mis dudas de que tanto me convenga, no por ella, sino por todo lo que quiero, algún fado dice: “É por amor que se aposta toda a vida num segundo, Porque quando a gente gosta muda tudo até o mundo” (“Es por amor que se apuesta toda la vida en un segundo, porque cuando alguien te gusta, cambia todo, hasta el mundo”) para mí es bastante cierto, en el sentido más literal posible, y se que no quiero y posiblemente, no puedo cambiar como me enamoro, pero si puedo controlar de quien, pero al final son miedos, pues la reacción futura no corresponde a la actual siendo seres contextuales, es malo suponer que el contexto actual define el futuro, tengo que aprender a arriesgar más que de otro modo, me quedaré sin mi pedazo de cielo en la tierra y no creo en la vida futura.

Una poesía de Sophia de Mello Breyner Andresen, tal vez pronto me tatúe un fragmento:

Para atravessar contigo o deserto do mundo
Para enfrentarmos juntos o terror da morte
Para ver a verdade para perder o medo
Ao lado dos teus passos caminhei

Por ti deixei meu reino meu segredo
Minha rápida noite meu silêncio
Minha pérola redonda e seu oriente
Meu espelho minha vida minha imagem
E abandonei os jardins do paraíso

Cá fora à luz sem véu do dia duro
Sem os espelhos vi que estava nua
E ao descampado se chamava tempo

Por isso com teus gestos me vestiste
E aprendi a viver em pleno vento

Para atravesar contigo el desierto del mundo
para enfrentarnos juntos al terror de la muerte,
para ver la verdad, para perder el miedo,
al lado de tus pasos caminé.

Por ti dejé mi reino, mi secreto,
mi noche rápida, mi silencio,
mi redonda perla y su oriente,
mi espejo, mi vida, mi imagen,
y los jardines del paraíso abandoné.

Aquí afuera la luz sin velo del día duro
ya sin espejos vi que estaba desnuda
y a este descampado se llamaba tiempo.

Por eso con tus gestos me vestiste
y aprendí a vivir en pleno viento.

De mi modo de ser 18.1.14

Posted by Migsar in Vida.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

Algo pasó el fin de semana pasado que hizo que estuviera entre inquieto y molesto gran parte de la semana, fue una discusión simple, pero de esas que tocan temas sensibles. La cosa fue más o menos la siguiente, estaba caminando con mi hermana y le comenté que un amigo me molestaba porque me seguía insistiendo sobre cosas que ya había aclarado, entonces mi hermana se rió y me dijo que era buen amigo y me conocía. Puede parecer algo sencillo, y ya sé que muchos piensan que soy demasiado conflictivo, sin embargo, a mí me gustan las cosas claras y bien hechas, ¿cómo se relaciona?, son patrones sociales que seguimos y el comportamiento que puede parecer inofensivo en ciertos casos resulta demasiado peligroso en otros, y la gente difícilmente juzga bien la gravedad de la situación, esto es normal, somos humanos.

Como todo en la vida, puede verse con diferentes perspectivas, pero aquí explico la mía. Me esfuerzo por darle un sentido a mi vida, no sólo filosóficamente sino cotidianamente, existen varias formas de hacerlo, algunos dicen que es bueno aprender a ser feliz con lo que se tiene, yo soy de los que creen que uno tiene que esforzarse por conseguir lo que se quiere. Uno tiene una fuerte predisposición genética hacia ciertas cosas, y muchas veces ésta es reforzada por la educación y el entorno en el que uno se desarrolla, es así porque se trata de un ciclo, las características que logran pasar a los genes, generalmente, son aquellas que funcionan a lo largo de muchas generaciones. Todos sabemos que es más fácil hablar de los planes que llevarlos a cabo, pero muchas veces en las conversaciones se pierde el alcance y temporalidad de las palabras. Lo que me molesta del comentario de mi hermana es que ella tampoco me conoce en el sentido que cree, y que hizo evidente una verdad cruel para mí. Vamos por partes, no me conoce en el sentido en que cree que esos comentarios son partes de mi bipolaridad emocional y que no sé lo que quiero decir, una cosa es que yo mismo sepa que puedo despertar feliz o triste y eso define mi día completo y que quiera o no hablar con las personas, y otra es que no sepa si quiero la puta luz prendida o apagada o si quiero entrar o salir de un cuarto, lo he dicho más de una vez y la gente siempre siente que el comentario se refiere a los otros, en general soy una persona bastante risueña y alegra, si no conocen ese lado de mí, es una de dos cosas, nos hemos visto muy poco y no tengo confianza o no estoy tan a gusto con ustedes, en ese comentario, aunque les pese y a mí también, van incluidos familia amigos y toda la gente que conozco, esto no significa que no tenga mis días tristes o felices, lo que significa es que si creen que mi carácter es huraño o arisco lo más probable es que no este muy contento con su compañía, soy una persona seria y muy literal en muchas cosas, pero que ríe y habla mucho cuando está contento, y piensa poco. Volviendo al tema, cuando digo que no me gusta bailar, me refiero justamente a eso, ¡no me gusta bailar!, no es que no sepa bailar (que, de hecho, no sé pero a veces me divierto intentándolo) ni que me gustaría si supiera, ni que me da pena, ni que tengo prejuicios sociales al respecto, nada, mi gusto es simplemente estar al lado viendo a las chicas bailar, eso, disfruto ver a las mujeres bailar, pero no quisiera bailar con ellas, podría querer acostarme con ellas, pero no bailar, puedo conceder que hablando más específicamente no me gusta bailar todo, es decir, me gustaría bailar tango, kuduro o break dance, no son mis ritmos la cumbia, salsa, bachata, ranchera o hip hop y demás tablas. Puse el ejemplo del baile porque es uno claro y que tengo que explicar seguido, pero son muchos, cuando digo que no me gusta comer tacos, no significa que no me los coma, que los vomite o que los satanice, lo único que significa es que si puedo escoger comida prefiero otra cosa, y estoy consciente de que no siempre se puede escoger. ¿Por qué digo que es grave? por que en esencia es el mismo caso que en muchos de los problemas que son socialmente castigados, es decir, problemas sexuales, viviendo en una sociedad en donde se cree que la gente no sabe lo que quiere, y que el sí puede ser no y el no puede significar sí, es difícil hablar de justicia, muchos dicen que es sentido común y que es obvio cuando una persona lo dice en serio y cuando no, yo francamente no tengo ese sentido común, cuando quiero saber algo pregunto y espero que la respuesta sea lo más directa posible, de otro modo actuaría de acuerdo a mis suposiciones. Creo que muchos casos demuestran que dos mentes piensan diferente sobre las mismas palabras, por eso es que hay que quitarle el romanticismo al asunto y decir en preguntas cerradas respuestas claras, y respetar esas respuestas, pues incluso en el supuesto de que la otra persona no quiera decir lo que dijo sino que lo haya dicho por las circunstancias creo que el problema es de la persona y no del que toma literalmente la respuesta. En fin, se que somos humanos y que no somos los seres más objetivos del mundo, yo también he dicho que alguna comida es rica para quedar bien con la familia, o que una chica se ve bien con una ropa que no me gusta porque creo que no es grave verla con esa ropa y me interesa ella más que lo que vista, pero cuando alguien me dice que no quiere salir conmigo o cuando rechazan alguna propuesta los dejo en paz, y al menos a mí me gusta que respeten mi desición, la que digo, no la que creen que quisiera decir.

El segundo punto, la realidad cruel que dijo, es que efectivamente mi hermana y mi amigo sí me conocen en el sentido de que me lío emocionalmente relativamente fácil y perdono demasiado rápido, y esto lo hago porque quiero y aprecio a la persona e incluso a mí me parece extremo arruinar la amistad por un detalle, generalmente no es grave un error, pero si el error se vuelve un hábito o algo crónico, entonces sí hay un problema, es decir, que alguna vez diga que no quiero tomar, por ejemplo, y me insistan y terminemos borrachos, no hay problema, el problema es cuando siempre es la misma historia y la gente que sólo te gusta hacerte del rogar, yo sé que podría quedarme encasillado en ese estereotipo y que muchas personas lo hacen, pero en mi caso la incomodidad que me provoca el hacer cotidianamente algo que no quiero y dejar de hacer cosas que querría, pues el tiempo es finito, hacen que me de cuenta que no tengo que ser tan ligero respecto a mi juicio, y que tal vez vale la pena ser más tajante y volver a evaluar el valor de esas personas en mi vida. Pues bueno, nada está escrito en piedra y con esto no quiero decir que esté públicamente rompiendo relaciones con nadie, sino que pido que si me tratan tomen esto en cuenta.

Finalmente un detalle respecto a los gritos. La gente tiene varias formas de hacerse oír, algunos creen que gritando e imponiendo su voz a la de los demás lograrán obtener la atención; otros, entre los que me incluyo, piensan que hablando en voz baja, si a la gente le interesa oír, se logra que se callen y pongan atención, yo sé que tengo una voz grave y que generalmente hablo fuerte, pero el consejo, al menos conmigo es el siguiente, yo hablo fuerte cuando no quiero oír lo que dice el otro, no cuando tengo algo importante que decir. Ya sé que es intolerancia el no querer oír lo que dice el otro, pero cuando no existen argumentos y se trata de axiomas en una discusión, la discusión completa no vale la pena, pero no siempre se puede decir eso y dejarla en paz, pues muchas veces hay intereses de por medio. Pero intolerancia no es el pensar que todos son unos idiotas, sino el darle importancia a que lo sean y querer cambiarlos, en el caso de mi familia, más de una mujer (sí, con esto quiero decir, no sólo mi hermana) tiene la costumbre de intentar convencerte y si no lo logran hacer un berrinche y gritar que uno es intolerante y gritón, sin darse cuenta que ellas fueron las que pasaron a los gritos, solo que fisiológicamente es más probable, al menos en términos generales, que el hombre al levantar la voz se oiga. Y la intolerancia en este mundo es la regla y no la excepción, valdría la pena oír la justificación de cada uno sobre su propia tolerancia, en mi caso, como en todos, creo que los intolerantes son los otros, a mí no me importa lo que hagan, sino lo que me hagan hacer, pues ciertamente vivimos en un mundo pequeñito en el que nuestros destinos están entrelazados.