jump to navigation

M-011 10.1.18

Posted by Migsar in Turismo, Vida.
Tags: , , , , , ,
add a comment

photo_2018-01-10_05-51-56Tenía ganas de hacer este post desde que llegué, pero últimamente me cuesta mucho más trabajo producir algo, sean fotografías, poemas, escritos o cualquier otra cosa excepto ideas. Son impresiones generales y consejos para los que vengan, que espero que sean cada vez más, Portugal es un país muy bonito con gente amable y mucho por conocer.

Lo primero al visitar un país es pensar en la moneda, en el caso de Portugal, los Euros, mi consejo es que si no pueden cambiar en el lugar cambien una sola vez dinero suficiente para las cosas cotidianas del viaje y paguen todo lo demás con tarjeta de crédito o débito, en el caso de Portugal no se cobra comisión en los retiros de cajeros Multibanco, que es una red de bancos similar a los cajeros RED en México, al menos para retiros de alrededor de 100 euros en adelante. Al pagar con tarjeta es importante pedir que se cobre en Euros y que no haga la conversión el banco que hace el cobro porque la tasa de cambio es peor.

Coimbra es una ciudad pequeña, con una población importante de estudiantes, las distancias caminando son pequeñas, generalmente son menores a un kilómetro y para ir recorridos que atraviesan la ciudad son alrededor de 5 km. por lo que es fácil llegar a cualquier lado a pie. A mí me recuerda mucho a Cuetzalan, en el estado mexicano de Puebla, por la lluvia, la niebla, la piedra de las construcciones marcada por la humedad y la arquitectura; al ver las iglesias en lo alto de un cerro uno se da cuenta inmediatamente de la influencia Española-Lusitana sobre América Latina. Espero hacer algunos posts más dedicados a los aspectos prácticos del viaje, pero en este quería hablar de varias reflexiones que he tenido en los últimos días.

Cuando me mudé de Ciudad de México a Monterrey descubrí que algo que para mí era muy importante eran las banquetas, pensé en su importancia para la ciudad de los peatones y no la ciudad de los coches, ahora que llegué a coimbra descubrí volví a pensar al respecto, en la parte antigua no existen banquetas, todo está empedrado, pero se percibe que los actores principales son los peatones y no los coches, ya que algunos callejones son demasiado estrechos para que un coche pase y en otros por lo enredados que están es impráctico su uso. En una zona un poco más reciente se notan banquetas amplias y avenidas pensadas para coches en donde coexisten peatones y automovilistas y la principal diferencia con las ciudades de México (con excepción de la Ciudad de México en barrios turísticos e históricos) es la señalización e infraestructura que se pone para el peatón, los cruces bien indicados y semáforos que refuerzan el derecho del peatón al espacio. Existe también otra zona, que creo que es la más moderna, en donde se nota una arquitectura mucho más unificada en términos de materiales y estilos (global) y en la que se nota una marcada tendencia al diseño para automovilistas, existe más respeto por parte de los conductores pero las banquetas son pequeñas o inexistentes fuera de los espacios abiertamente públicos, como centros comerciales y plazas, y se nota una fuerte tendencia a la urbanización al estilo gringo de ciudades, es decir, consumismo marcado y diferenciación entre espacios de vida, de ocio y de trabajo.

Por otro lado, un detalle que a mí me cambia el ánimo inmediatamente es la frontera más tenue entre el espacio íntimo y el público, ¿a qué me refiero con esto?, la mayoría de las construcciones, incluidas las casas, no tienen barrotes en sus ventanas, tampoco tienen bardas altas que dividan la calle y el jardín sino pequeñas cercas que muchas veces sirven más como una delimitación social del espacio que como una frontera física definida, indican donde empieza la propiedad privada, pero no impiden el paso. Sé que muchos me dirán que se trata de realidades de los países en cuanto a seguridad se refiere, creo que no es así, se trata de percepciones de los habitantes de los países en cuanto a confianza se refiere, como apoyo a mi tesis quiero indicar que los índices delictivos no han bajado mucho por la presencia de los barrotes en México, por lo que en el mejor de los casos no tiene un efecto sobre los mismos y en el peor podrían resultar contraproducentes. Es un argumento similar al de la prohibición en el consumo de alcohol en espacios públicos o si las drogas hacen al delincuente o el delincuente consume drogas como un hecho fortuito y socialmente reforzado, no intento cambiar la opinión de nadie, pero me parece que los estudios al respecto que he leído son muy subjetivos y nada concluyentes. En fin, volviendo al tema principal, para mí es una diferencia tremenda el hecho de no tener que ver barrotes por donde sea, me siento más libre no en un sentido físico sino intelectual y espiritual, creo que se disfruta más el espacio, los balcones y las terrazas se vuelven elementos habitables y no meramente decorativos, se vuelven una extensión del interior y no un añadido y pienso que permiten una unidad mental que las fronteras físicas rompen en otros lugares. También me encanta el uso de escaleras y la aceptación de los distintos niveles de terreno en la arquitectura, creo que en el fondo habla de una flexibilidad para adaptarse al entorno en lugar de una necedad por cambiarlo, disfruto mucho de todas los cerros y las escaleras, callejones y recovecos de la ciudad, sobre todo en la parte antigua, me gusta ver las casas con sus sotanos, donde la entrada principal es accesible solo después de atravesar un pequeño puente, y existen al menos dos jardines a los lados con niveles diferentes al de la calle, en otras, la entrada está en un lado después de subir una pequeña escalera. Muchas ilusiones arquitectónicas se forman por este aprovechamiento de la forma natural del terreno, es común ver edificios que desde la calle parecen tener cinco pisos y descubrir que hacia el otro lado sólo tienen dos o tres.

Quiero también hablar de las costumbres y convenciones sociales, hay dos aspectos que me han llamado la atención desde que llegué, los baños y las ventanas. La distribución de los baños es aparentemente similar pero después saltan pequeños detalles que los hacen muy diferentes, la existencia del bidet es muy común aunque por lo que he visto, su uso es un poco menos extendido, sobre todo en nuevas generaciones; en el departamento en el que me estoy quedando el bidet bien podría ser una maceta porque no tiene alimentación de agua. Las casas antiguas tenían el tanque para jalarle al baño incrustado en la pared, es decir, dentro de ella y sólo se veía la perilla para jalarle, actualmente el tanque sigue estando empotrado en la pared y no descansa sobre el retrete, es otro de los temas sobre el que me gustaría investigar un poco más y hacer un estudio más detallado. Las tuberías de agua muchas veces van por afuera del muro en tubos de pequeño diámetro y de PVC, en México es común ver las conexiones eléctricas y las tuberías de gas fuera del muro pero mucho más raro ver las tuberías hidráulicas. Las ventanas son dobles, como en los pueblitos en México, una de vidrio y una exterior de madera, sin embargo, las ventanas exteriores de madera han sido substituidas en muchas de las casas por una cortina de aluminio plastificado. Al inicio mencioné que se trata de convenciones sociales porque creo que no es cuestión de economía, en México se dejaron de utilizar por imitación de nuestros vecinos del norte y, en gran medida, diferenciación entre lo rural y lo urbano desde un pusto de vista clasista, pero creo que en términos económicos no son nada mala idea, no son feas estéticamente hablando aunque definitivamente son más invasivas que las cortinas y persianas interiores en términos del material en que están hechas, sin embargo, creo que cumplen multiples propósitos, me vienen tres a la mente, sirven de aislamiento térmico y acústico, por otro lado, dan un mucho mayor grado de intimidad y finalmente cumplen una función estética en cuanto a cánones arquitectónicos aceptados. A mi parecer estas cortinas son una muy buena apuesta en climas extremosos, con las cortinas interiores el calor entra a la habitación y se transmite por conducción hacia el interior, con las cortinas exteriores la conducción por parte de la cortina se hace hacia el muro exterior, minimizando lo que llega al interior, el aire atrapado entre la ventana de vidrio y la cortina también sirve como aislante, creo que es mucho mejor que tener mal aislamiento por bajar un poco los costos al momento de construir y gastar mucho en un método activo de intercambio térmico, para ponerlo en palabras simples, me parece mucho mejor no dejar entrar el clima exterior, sea frío o calor, que dejarlo entrar y después sacarlo. Argumentos similares aplican para el aislamiento acústico.

Finalmente, quiero decir que a mí la comida portuguesa me parece muy rica y variada, en todos lados tienen aceitunas, que me parecen mucho más saludables que los totopos y tienen muchos pescados y distintas formas de preparar la carne, de gallina, pollo, cerdo, cabra, res, etcétera, he oído opiniones contrarias pero a mí me parece muy bueno el sazón de la comida portuguesa.

Anuncios