jump to navigation

Longevidad y genes 06.7.14

Posted by Migsar in Vida.
Tags: , , , ,
trackback

Hace unos días leyendo sobre envejecimiento, longevidad y calidad de vida me puse a pensar que quizá el problema es que no está bien definido lo que estamos buscando y, como consecuencia, es muy difícil encontrarlo. El principio evolutivo natural está basado en la reproducción, incluso es posible decir que la reproducción sexual es una estrategia de la naturaleza para incrementar la variabilidad en una especie dada, la selección natural indica que las características transmisibles mediante reproducción sexual que hagan más apto a un individuo para seguirse reproduciendo serán aquellas que se transmitan en los sucesores del individuo en cuestión.

Esto es importante porque el ser humano lleva un rato ya trabajando parcialmente sobre diseño, no sobre selección natural, ¿a qué me refiero?, a que actualmente existen muchas características realmente malas (desde el punto de vista de sobrevivencia, no como fundamento para una actitud racista) bastante presentes en ciertas poblaciones porque la ciencia y la tecnología nos han ayudado a permitir la sobrevivencia y reproducción de los individuos que las padecen y la cultura y sociedad forma un criterio bastante diferente al de la presión del entorno natural sobre las características deseables de un individuo. Por dejarlo claro, antes una epidemia mataba a todos con excepción de los más aptos, actualmente una epidemia no tiene que matar a nadie sino estar presente en una población grande, y existen procedimientos rutinarios, como la cesárea o la vacunación de los infantes que antes una presión biológica importante en la sobrevivencia humana cuyo impacto en la piscina genética se ignora completamente. Sería atrevido pero no totalmente improbable decir que, quizá, hemos detenido al tratar como indeseable, una mutación que sería favorable y transmisible sexualmente en el mundo moderno, no pretendo saber cual podría ser pero un ejemplo burdo sería un dedo extra o alguna variación en la forma de la mano que la haga más útil en el mundo electrónico moderno. La realidad es que el ser humano, por naturaleza, teme a los cambios drásticos y tendemos a normalizar todo, ayudando a muchos en el camino, pero perjudicando a otros tantos. Respecto a este punto lo último por aclarar, es que la norma respecto a perfección humana está impuesta principalmente por cánones clásicos y que el contexto histórico en el que uno se desenvuelve es tan envolvente que en realidad no está plenamente del alcance y las consecuencias de la normalización de la especie. Un caso interesante a mi parecer sería el estudio de las sociedades en donde la reproducción tardía es relativamente común, pensando en particular en India y Medio Oriente, ya que si los padres tienen una edad avanzada al momento de tenerlos podrían transmitir características que en otras culturas no serían importantes asociadas a la calidad de vida a esa edad para que sigan teniendo la reproducción como posibilidad.

Respecto a la longevidad y los genes, en primer lugar es necesario aceptar que la reproducción como objetivo del sexo ha pasado a un papel secundario, y el objetivo principal actualmente es el desarrollo pleno del individuo y el placer. Sin embargo, aun cuando muchos de los que practican el sexo no lo hacen con el afán de reproducirse, sigue siendo el único modo de reproducción, al menos el único práctico debido a aspectos éticos y legales (yo soy partidario de la clonación pero existen muchas trabas normativas para que sea viable en humanos). Entonces tenemos un mecanismo (reproducción) juzgado y regulado por un proceso/suceso que hasta hace poco era monarca absoluto de la vida y la muerte (el sexo) y que ha sido desplazado por dos procesos artificiales vagamente definidos que actualmente carecen de mecanismo y posiblemente no lo requieran; la longevidad parte de que el individuo es lo suficientemente importante para buscar la perpetuidad como objetivo final inalcanzable, y en esencia descalifica el mecanismo de reproducción cuyo principio biológico era una mejora progresiva, poniendo en su lugar un objetivo intangible (la perpetuación individual). El proceso de mejora pasa de un modelo lineal a uno cíclico en donde el sujeto de la mejora no es un sucesor sino uno mismo, en la cuestión del juicio, en este caso se vuelve de valor, es decir subjetivo, cuando en el anterior estaba implicito e impuesto en la naturaleza, en el cuestión de la regulación pasa a ser una estrategia cultural y tecnológica puesta en práctica por los medios disponibles con base a las posibilidades del individuo; en ningún caso existe un mecanismo que dicte el éxito o fracaso de los procesos ni una obligación natural para llevar a cabo cambio alguno.

Partiendo de lo anterior, pienso que habría que replantear desde los cimientos los criterios utilizados para definir el valor de una secuencia o marcador genético, si no para hacer que sirva a un propósito subjetivo dictado por el capricho humano al menos para aislarlo del propósito tácito impuesto por la naturaleza.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: