jump to navigation

Elegia 14.8.12

Posted by Migsar in Poesía, Vida.
Tags: , ,
trackback

Una iglesia desierta
y está el mundo reunido allá afuera,
no es la fe lo perdido,
es la fuerza creadora, el gusto y la idea.

En los tianguis alegre bullicio,
y allá adentro, amohinado, hasta el fondo,
un loco que mudo se queda,
afónico medio masivo de vieja ralea.

Se le presta en vano el oído,
pues la costumbre es una vieja andariega,
comadrona, arquitecta de intrigas,
concubina entregada a su oficio: perpetuar quimeras.

Poco importa el hastío,
una voz más etérea por rendijas del alma se cuela,
sin pedirnos permiso,
disfrazada de musa por nuevos profetas.

Pesa poco el olvido,
al cerebro le aterra volver a esta tierra
y en fugaz desvarío
en refugio de viento y arena se encierra.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: