jump to navigation

Nostalgia inmediata 28.4.12

Posted by Migsar in Vida.
Tags: , , , , , , ,
trackback

Despierto…
No abro los ojos, respiro tu aroma junto a mí, siento tu cabeza recargada en mi pecho y tu corazón latir. Tus pies, pequeños, están un poco abajo de mi rodilla, siento las palmas contra la parte posterior de mi pierna, tus piernas entrelazadas con las mías. Se oye la brisa que mueve las copas de los árboles en el campo, y también los ruídos de la vida, ya es tarde, tal vez medio día, se siente el calor asfixiante de verano, que nos envuelve y hace sudar, es sólo cada cierto número de instantes que una ráfaga de viento supera el jardín y la terraza para refrescar un momento nuestros cuerpos. Abro los ojos y creo ver, por un segundo a una ninfa enredada entre las cortinas junto antes de escapar para ir a acariciar otros cuerpos.

Tu pubis está desnuda, ayer al atardecer entré muy silencioso al baño, quería saber como eras tú a solas, suelo soñar que te masturbas al bañarte, quería ver el agua caer en tus cabellos , espalda y muslos y sentarme a disfrutar de ti. Estabas orinando, me gustó ver gotitas doradas caer, un hilito y más gotas después, una de las últimas se aferró a tu carne no queriendo caer, tú querías secarla con un cuadrito de papel, yo pensaba en el rocío, en las gotas que hemos visto en telarañas al recorrer el campo de madrugada, en que tan refrescante sería probarla de tu piel y si temblarías como tiemblan ellas con las gotas al caer, quise interceptarla, con la punta de la lengua, en el preciso instante en que se separa de tu cuerpo, después acercar mi lengua a tu piel con la presión exacta, apenas suficiente para que los dos sintamos el placer de la descarga eléctrica que produce el contacto, empezar a subir y terminar con un beso en el punto donde nacen tus labios. Quería que entonces me envolvieras entre tus piernas y sentir la presión en mi cabeza, sin saber si es real o el efecto de un veneno que empieza a deshacerme, justo antes de perderme en un sueño de placer. Me descubriste al instante, será que sientes mi presencia por ser tu amante o que mi sigilo es tan absurdo como el de un animal en cautiverio acostumbrado al descaro. Me acerqué, esperando morir un poco entre tus labios pues, allí, sentada, tu cabeza quedaba a la altura exacta para hacerme sexo oral, pensamos lo mismo pues antes de llegar me comenzaste a acariciar al mismo tiempo que yo me intentaba desnudar.

Después te ayude a rasurarte, es extraño hablar del placer que me produce verte sentada en el piso, con las piernas abiertas, llena de espima blanca en el centro de tu ser, y ver como poco a poco surge tu piel ya sin vello, ¿por qué me gusta tanto verte hacer las cosas cotidianas? Supongo que tu cuerpo me resulta tan propio y tan ajeno a la vez, que aún siendo el centro de mi vida sigo queriendo imaginar lo que sería ver el mundo desde tus pupilas, sigo creyendo que tú te diviertes mucho más aunque se que soy yo el que generalmente disfruta de tus actos. Dime, ¿tú qué piensas? ¿son tus sueños tan bonitos como mi vida lo es?

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: