jump to navigation

Nublos, La caída de las hojas y otro – Fernando Celada 06.11.10

Posted by Migsar in Poesía.
Tags: , , , , ,
trackback

Fernando Celada (1872, Xochimilco – 1929, Ciudad de México) es un poeta que creo que merecería mucha más atención que la que se le da, pongo los tres poemas de él que he encontrado, si conocen algún otro, por favor, escríbanme.

La caída de las hojas

Cayó como una rosa en mar revuelto…
y desde entonces a llevar no he vuelto
a su sepulcro lágrimas ni amores.
Es que el ingrato corazón olvida,
cuando está en los deleites de la vida,
que los sepulcros necesitan flores.

Murió aquella mujer con la dulzura
de un lirio deshojándose en la albura
del manto de una virgen solitaria;
su pasión fue más honda que el misterio,
vivió como una nota de salterio,
murió como una enferma pasionaria.

Espera, – me decía suplicante –
todavía el desengaño está distante…
no me dejes recuerdos ni congojas;
aún podemos amar con mucho fuego;
no te apartes de mí, yo te lo ruego;
espera la caída de las hojas…

Espera la llegada de las brumas,
cuando caigan las hojas y las plumas
en los arroyos de aguas entumidas,
cuando no haya en el bosque enredaderas
y noviembre deshoje las postreras
rosas fragantes al amor nacidas.

Hoy no te vayas, alejarte fuera
no acabar de vivir la primavera
de nuestro amor, que se consume y arde;
todavía no hay caléndulas marchitas
y para que me llores necesitas
esperar la llegada de la tarde.

entonces, desplomando tu cabeza
en mi pecho, que es nido de tristeza,
me dirás lo que en sueños me decías,
pondrás tus labios en mi rostro enjuto
y anudarás con un listón de luto
mis manos cadavéricas y frías.

¡No te vayas, por Dios…! Hay muchos nidos
y rompen los claveles encendidos
con un beso sus vírgenes corolas;
todavía tiene el alma arrobamientos
y se pueden juntar dos pensamientos
como se pueden confundir dos olas.

Deja que nuestras almas soñadoras,
con el recuerdo de perdidas horas,
cierren y entibien sus alitas pálidas,
y que se rompa nuestro amor en besos,
cual se rompe en los árboles espesos,
en abril, un torrente de crisálidas.

¿No ves como el amor late y anida
en todas las arterias de la vida
que se me escapa ya?… Te quiero tanto,
que esta pasión que mi tristeza cubre,
me llevará como una flor de octubre
a dormir para siempre al camposanto.

¡Me da pena morir siendo tan joven,
porque me causa celo que me roben
este cariño que la muerte trunca!
Y me presagia el corazón enfermo
que si en la noche del sepulcro duermo,
no he de volver a contemplarte nunca.

¡Nunca!… ¡Jamás!… En mi postrer regazo
no escucharé ya el eco de tu paso,
ni el eco de tu voz… ¡Secreto eterno!
Si dura mi pasión tras de la muerte
y ya no puedo cariñosa verte ,
me voy a condenar en un infierno.

¡Ay, tanto amor para tan breve instante!
¿Por qué la vida, cuanto más amante
es más fugaz? ¿Por qué nos brinda flores,
flores que se marchitan sin tardanza,
al reflejo del sol de la esperanza
que nunca deja de verter fulgores?

¡No te alejes de mí, que estoy enferma!
Erpérame un instante… cuando duerma,
cuando ya no contemples mis congojas…
¡perdona si con lágrimas te aflijo!…
-Y cerrando sus párpados, me dijo:
¡espera la caída de las hojas!
………………………………………………..

¡Ha mucho tiempo el corazón cobarde
la olvidó para siempre! Ya no arde
aquel amor de los lejanos días…
Pero ¡ay! a veces al soñarla, siento
que estremecen mi ser calenturiento
sus manos cadavéricas y frías…!

Nublos

Ausencia quiere decir olvido,
decir tinieblas, decir jamás;
las aves pueden volver al nido,
pero las almas que se han querido,
cuando se alejan no vuelven más.

¿No te lo dice la luz que expira?
¡Sombra es la ausencia, desolación!…
Si tantos sueños fueron mentira,
¿por qué se queja cuando suspira
tan hondamente mi corazón?

¡Nuestro destino fue despiadado!
¿Quién al destino puede vencer?
La ausencia quiere decir nublado…
¡No hay peor infierno que haberse amado
para ya nunca volverse a ver!

¡Qué lejos se hallan tu alma y la mía!
La ausencia quiere decir capuz;
la ausencia es noche, noche sombría;
¿en qué ofendimos al cielo un día
que así nos niega su tibia luz?

Nuestras dos almas, paloma y nido,
calor y arrullo, no vuelven más
a la ventura del bien perdido…
¡La ausencia quiere decir olvido,
decir tinieblas… decir jamás!

¡Es hora santa… llega muy quedo!
¡No te acobardes, no tengas miedo!
Hay muchas flores en derredor.
Sobre las cruces de tosca piedra,
piadosamente prende la hiedra,
piadosamente late el amor.

¡Mira que pronto rueda la vida!
¡Cuánta esperanza desvanecida
se pierde en ondas de frío capuz!…
Lo que soñamos sólo es mentido:
el mundo es cárcel de eterno olvido,
la muerte es ida de eterna luz.

¿No ves?… Las copas de los cipreses,
iluminadas se ven a veces
por vacilante luz funeral:
arden los cirios con llama mustia…
¿Por qué tenemos tan honda angustia
junto a las puertas de lo inmortal?

Las tumbas visten negros crespones;
surgen sollozos entre oraciones
que alza el recuerdo como un dolor.
Por todas partes tristeza y duelo…
¡Alza los ojos, contempla el cielo,
ya que las tumbas te dan pavor!

También las aves se encuentran mudas;
en nuestras penas y nuestras dudas,
furtivamente nos ven llorar.
Y sus canciones de cementerio,
ya no preludian como salterio
su despedida crepuscular.

Las hojas secas ruedan perdidas
entre las tumbas desconocidas
que ya no tienen flores ni cruz:
ahí ninguno se acerca ahora…
¡Sobre esas tumbas huérfanas llora!
¡Tu llanto puede servir de luz!

Esos sepulcros no tienen dueño:
los que ahí duermen profundo sueño
tal vez aguardan algún amor;
tal vez esperan en su retiro
la queja errante de agún suspiro
y la fragancia de alguna flor.

Cuando yo muera, vuelve con calma;
pero en la tumba no busques mi alma;
¿cómo pudiera vivir allí…?
Cuando yo muera vé al camposanto;
pero en mi tumba no viertas llanto…
¿por qué llorarme si vivo en tí?

Anuncios

Comentarios»

1. LIZETH - 02.2.11

n zt4 bn chyyd44 n33t444444444
m3 guzt00 much000
i l444444444
t3ndr333
333n
m33333nt33333333

2. juve - 14.1.12

la caída de las hojas y nublos me hiceron llorar a chorro

3. nelson vargas - 30.4.12

me encanta encontrar contenido como estos en @

4. nelson vargas - 30.4.12

tengo el libro con todos sus poemas

Ramon Rodriguez - 28.12.16

Me gustaria mucho tener ese libro de poemas, en cuanto me lo vende?
Ramon R.
Email: Ramonrodgz@gmail.com
Gracias!

5. Lilia Garduño - 05.10.12

LA CAÍDA DE LAS HOJAS es una muestra de lo duro que debe ser, aceptar la muerte…

Yyoly Vazquez - 21.5.13

Yo desde niña, en la primaria en el 6o.año declame LA CAIDA DE LAS HOJAS ,cuando los fines de cursos se hcian publicos y con jurado.munca olvidare ese dia en que todos me aplaudieron yo tenia 12 años y siempre me pedian que la declamara ya que lloraba de verdad,y muchos conmigo.ahora hace mas de 50 años y aun la declamo sola acompañada. ahora lloro mas. GRACIAS FERNANDO CELADA.

6. Cecilia Duenas - 21.10.12

si es orrivle estar muriendo como me esta pasando a mi sin remedio pues ya no ay cura para mi y se que pronto ya no podre ver y amar ami amor me siento trizte por que me ire y ya nunca lo vere y yo siepre lo amare es por eso que la caida de las hojas es mi poema yo se que tengo que aseptar la muerte

Marian Marița - 31.10.13

Puedes ver a tu amor aún muerta, no te acongojes todo tiene solución ¡hasta la muerte!

Hipolito Garcia Bautista - 18.10.15

Hola por medio de este espacio , si usted recibe mi mensage , agradesco a usted atentamente este gesto , de gratitud por este honorable escritor , que al pareser plasmo su amor , no bien logrado y el dolor se plasma en mensages de amor en nuestros corazones dolidos por los tiempos perdidos de una flore , gracias , mi gran anigo deconosido , no para mi corazon y de esta mano de un amigo , que con razon , no me despido si no digo adios, Gracias

7. Silvia Salazar Acosta - 31.3.13

poemas bellísimos, aunque provocan tristeza y dolor

8. alejandra - 05.4.13

son poemas, que llegan a lo mas profundo de mi corazon, porque me hacen recordar lo hermoso que es el amor y lo triste que es verlo trucado

9. Remigio Valdés - 18.4.13

ME ENCANTAN LOS POEMAS QUE ESCRIBÍO CELADA. PORQUE LOS REDACTÓ PENSANDO EN LA GENTE HUMILDE Y POBRE, ÁL LE ESCRIBIÓ A SU PUEBLO. TENGO SU LIBRO DE POEMAS “LA CAÍDA DE LAS HOJAS” HERMOSISÍMO COMO TODO LO QUE EL ESCRIBIÓ, ME ENCANTA OTRO DE SUS POEMAS QUE SE LLAMAN “NO ME DEJES TAN SOLA” CON EL CUAL RECUERDO A UNA DE LAS MUJERES QUE MÁS HE QUERIDO Y QUE YA NO ESTÁ CONMIGO….

Siboney Morales García - 07.3.14

¿Me podrías proporcionar ese libro? Aunque tenga costo. Espero que sí, te lo agradecería mucho de verdad. sibo1993@hotmail.com

10. Marian Marița - 31.10.13

La caída de las hoja es un poema soberbio !!!!!!!!! Lo sé desde que tengo 15 años aproximadamente, es mi favorito hasta la fecha, tengo 42 años y pienso que es de lo mejor que he leido

11. chucho martin - 13.11.13

efectivamente, este poema,tan cargado de tristesa y melancolia,no podra ser olvidado opor las personas que lo han escuchado, me trae recuerdos de mi hermana ya muerta hace mas de veinte años murio a los cuarenta años dejando en la orfandad a una pareja de niños y era su poesia favorita,esa es la palabra sobervio, por su alto contenido de tristesa

Vera Alamilla - 07.9.16

Curioso, yo me aprendí esta poesía en honor a mi hermana muerta hace 7 años. Dejo huérfana a una niña.

12. Bertha Lopez Ramírez - 08.6.14

Muy hermosa poesía me recuerda mi adolecencia

13. sandra - 11.7.14

Me hace llorar recuerdo a mi hermana q falleció

14. ANA - 17.7.14

Es la poesía más hermosa que jamás he leído, LA CAIDA DE LAS HOJAS, la cual también declamé a mis 14 años de edad, de eso…. ya hace mucho, cuando aún no me habían roto el corazón, después de tantos años y de tantas cicatrices por haber amado, la recuerdo, la declamo y lloro……………..

15. Eunice - 14.9.14

La caída de las hojas …. hermoso uno de mis poemas favoritos como disfruto leerlo, Fernando Celada sin duda un poeta que le falto reconocimiento pero no por eso menos brillante, mis respetos gran autor.

16. nora - 12.11.14

Yo la declame en segundo de secundaria y quede en segundo lugar..y todavia la recuerdo casi toda y si es verdad,cuando la declamo mis lagrimas salen espontaneamente…me llega tanto al corazon.

17. jersain j - 14.11.14

Hola amigo si te interasa te puedo proporcionar una copia de su libro de poesias.

chamoyadita3 - 21.8.15

A mi si me interesa! ¿Como te puedo contactar?

18. Hilda Ramirez - 31.7.15

gracias por subir esa poesía ese poeta estaba muy unido a la muerte y soledad como muchos seres humanos, pero nadie para expresar y conmover asta los huesos

19. Hipolito Garcia Bautista - 13.9.15

Hola por medio de este espacio , si usted recibe mi mensage , agradesco a usted atentamente este gesto , de gratitud por este honorable escritor , que al pareser plasmo su amor , no bien logrado y el dolor se plasma en mensages de amor en nuestros corazones dolidos por los tiempos perdidos de una flore , gracias , mi gran anigo deconosido , no para mi corazon y de esta mano de un amigo , que con razon , no me despido si no digo adios, Gracias

20. Margarita Jimenez Olvera - 22.11.15

Bellísimas poesías,,,quisiera saber más de este poeta.

Eunice - 16.1.16

Los cristos mudos

En los claustros desiertos,
hay Cristos que con ojos entreabiertos
inspiran una eterna compasión.
Cristos de frente triste y labios yertos
que aprietan de quebranto el corazón.

Hay Cristos que al fulgor de la divina
lámpara, que sus llagas ilumina,
contemplan con dolor grande y profundo
al reptil de los males que camina
vencedor y terrible por el mundo.

Hay Cristos que no saben
cuantas inmensas desventuras caben
en muchos corazones oprimidos;
ni alivian el dolor de los que imploran,
ni reavivan la fe de los que lloran,
ni suavizan la cruz de los caídos.

Hay Cristos que parecen tener pena
por no poder cambiar la angustia ajena
que se retuerce con agudo grito;

Cristos que con amargo desconsuelo
alzan la frente al cielo
y dudan que aun exista el infinito.

Hay Cristos desolados
que reclinan la frente en sus costados
donde ruedan las lágrimas salobres,
y al oír las blasfemias de los pobres,
se arrepienten de estar crucificados.

Hay Cristas que en su inmensa desventura
comprenden que es inútil la tortura
y el hondo afán que les lastima el pecho.
Cristos que con extática mirada
ven cruzar por la tierra desolada
niños enclenques sin amor ni lecho.
Cristos tristes y pálidos y yertos que en los claustros desiertos
lloran su angustia palpitante y sola,
y desploman la frente entristecida
viendo a la humanidad rodar perdida.

Eunice - 16.1.16

Fernando Celada Miranda, poeta, dramaturgo y periodista mexicano; nació en 1872 en Xochimilco. Fue un luchador que apoyó al proletariado mexicano, ejerció presión con el periodismo llegando a ser considerado como “El cantor del proletariado”.

21. Elizabeth Trujillo Ocampo - 02.1.16

Yo me aprendi las poesias “LA CAIDA DE LAS HOJAS” y “NUBLOS” desde los 12 años….¡me gusta mucho! ,pero ahora tambien me gusto la ultima que nunca habia oido y de la cual no se su nombre….¡por favor pasenmelo!

22. Eunice - 16.1.16

Otra poesía que toco mi corazón es EL CRISTO DE MI CABECERA de Ruben Navarro…..
EL CRISTO DE MI CABECERA

Cuando estaba solo… solo en mi cabaña,
que construí a la vera de la audaz montaña,
cuya cumbre, ha siglos engendró el anhelo
de romper las nubes… y tocar el cielo;
cuando sollozaba con el desconsuelo
de que mi Pastora – más que nunca huraña-
de mi Amor al grito nada respondía;
cuando muy enfermo de melancolía,
una voz interna siempre me decía
que me moriría
si su almita blanca para mí no fuera,
¡le rezaba al Cristo de mi cabecera,
porque me quisiera…!
¡porque me quisiera…!
………………………………
Cuando nos unimos con eternos lazos
y la pobrecita me tendió sus brazos
y me dio sus besos y alentó mi Fe;
cuando en la capilla de la Virgen Pura
nos bendijo el Cura
y el encanto vino y el dolor se fue…;
cuando me decía,
loca de alegría,
que su vida toda para mí sería…
¡le rezaba al Cristo de mi cabecera,
porque prolongara nuestra Primavera…!
…¡Porque prolongara nuestra Primavera…!

Cuando sin amparo me dejó en la vida
y en el pobre lecho la miré tendida;
cuando até sus manos, que mostraban una
santa y apacible palidez de luna
y corté su hermosa cabellera bruna,
que en el fondo guardo de mi viejo arcón;
cuando, con el alma rota en mil pedazos,
delicadamente la tomé en mis brazos
para colocarla dentro del cajón;
cuando muy enfermo de melancolía,
una voz interna siempre me decía
que ya ¡nada! me consolaría,
¡le rezaba al Cristo de mi cabecera,
porque de mis duelos compasión tuviera…!
…¡porque de mis duelos compasión tuviera…!
……………………………………….
Hoy que vivo solo… solo, en mi cabaña,
que construí a la vera de la audaz montaña.
cuya cumbre ha siglos engendró el anhelo
de romper las nubes y besar el cielo;
hoy que por la fuerza del Dolor, vencido,
busco en mi silencio mi rincón de Olvido;
mustias ya las flores de mi Primavera;
triste la Esperanza y el Encanto ido;
rota la Quimera,
muerta la Ilusión…
…¡Ya no rezo al Cristo de mi cabecera…!
¡Ya no rezo al Cristo … que jamás oyera
los desgarramientos de mi corazón…!

23. José - 19.5.16

La caída de las hojas, cuantos recuerdos de mi adolescencia, y ahora me vuelve a estremecer y vuelvo a sentir sus manos cadavéricas y frías 😢
Te recuerdo y te extraño Rosa María, espero el día de mi juicio final para volver a verte.

24. Aquiles - 26.7.16

Muchas gracias por tan bellas poesías….tengo yo un libro que se llama El Declamador Sin Maestro….tiene 50 años conmigo…el mejor libro de poesías….se lo recomiendo…

25. ala - 19.2.17

Como se llama el tercer poema


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: